¿Puedes pasar una semana sin comprar alimentos envasados en plástico?

La campaña que promueve un boicot a estos productos envasados la semana del 3 al 9 de junio

Vivir sin plásticos desechables no es fácil, al menos al principio. En una visita al súper podemos acabar con bolsas para las verduras, la fruta, el embutido, el pescado… Por no hablar de las que nos darán en la caja para llevarnos la compra a casa. Según datos de Ecologistas en Acción, usamos cada bolsa de plástico una media de 12 minutos y pueden tardar hasta 500 años en degradarse. Y cada español utiliza 133 bolsas al año de media.

Una campaña propone un boicot a los alimentos envueltos en plástico durante toda la semana del 3 al 9 de junio. Se trata de una iniciativa que ha nacido en Zero Waste España, un grupo de Facebook que promueve la reducción de toda clase de residuos. La campaña se ha centrado en los plásticos de la alimentación, «que son los más habituales», comenta a Verne Cristina Cañavate, administradora del grupo. La acción coincide con el Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio. El año pasado, esta jornada estuvo dedicada precisamente a la contaminación por plásticos.

El grupo, creado hace dos años, cuenta con una comunidad de 15.000 usuarios. Cañavate nos comenta que más de 3.000 personas se han unido desde que se anunció la iniciativa hace unas semanas. Esta campaña se está compartiendo en WhatsApp y redes sociales con el hashtag #boicotalplasticojunio2019.

Además de las publicaciones de los miembros del grupo, también se está compartiendo un vídeo de Hope. En pie por el planeta, una página que produce y comparte vídeos sobre medio ambiente. Entre Instagram y su página de Facebook, esta publicación suma más de 170.000 reproducciones en sus primeros tres día

Éste boicot se une a acciones similares que se llevan a cabo en otros países. En Gran Bretaña hay una Zero Waste Week (semana sin desperdicios) que arrancará el lunes 2 de septiembre y que lleva organizándose desde 2014. Coincidiendo también con el Día del Medio Ambiente, se están promoviendo iniciativas similares para el 5 de junio.

Algunos de estos plásticos desaparecerán en unos años: el Parlamento Europeo aprobó en noviembre de 2018 una resolución para que determinados plásticos de un solo uso –como vasos o cubiertos– desaparezcan del mercado en 2021. Pero eso no va a terminar con todos: en todo el mundo se compran 1.440 millones de botellas de plástico al día. En 2017, ocho millones de toneladas de plástico acabaron en el mar. Al ritmo actual, en el año 2050 habrá más plástico que peces en los océanos.

Consejos para participar en la campaña

Prescindir del plástico desechable no es fácil, aunque solo sea durante una semana. Cañavate, de Zero Waste España, recuerda que «lo que más cuesta es el cambio de hábito» y recomienda comenzar con algo que usemos mucho, pero cuyo cambio pueda resultarnos sencillo, como llevar una bolsa reutilizable al súper. Estos son algunos consejos que nos dan si queremos sumarnos a la iniciativa:

  Programar nuestras compras e identificar sitios dónde se pueda comprar a granel, ya sea fruta, verdura, especias, legumbres…

  Llevar una bolsa reutilizable al súper.

  Usar una botella de agua que podamos rellenar, en lugar de comprar botellines de plástico.

  Si comemos fuera de casa, podemos usar nuestros propios cubiertos y tuppers reutilizables, en lugar de los desechables que nos dan cuando pedimos comida para llevar.

  Usar jabón y desodorante en pastilla.

  Escoger productos elaborados con materias naturales para evitar las microfibras plásticas que acaban en el agua.

  Y, si finalmente se utiliza plástico, separarlo al reciclar (al cubo amarillo).

Cañavate recuerda que uso de plástico desechable (igual que el resto de residuos) no solo tiene consecuencias negativas para el medioambiente, sino también para la salud. En octubre del año pasado, un estudio publicaba que se habían encontrado microplásticos en los intestinos de personas de diferentes continentes. Como recogía El País, «se trataba de un estudio pequeño, pero la diversidad geográfica de los participantes y de tipos de plástico identificados lleva a los autores de la investigación a destacar la urgencia de determinar el impacto de estos materiales en la salud humana».

Fuente:

https://verne.elpais.com/verne