Entradas

La contratación de un plan de pensiones privado es el modo de garantizar mantener nuestro poder adquisitivo cuando estemos disfrutando de nuestra jubilación.

La situación de la Seguridad Social es, sin duda, uno de los principales problemas económicos que nos afectarán en los próximos años. El sistema sufre un déficit casi crónico, y los jubilados de los próximos años o dácadas se enfrentan a una sensible pérdida de poder adquisitivo.

Según la OCDE en 2050 casi un 40% de los españoles tendrá más de 65 años y una esperanza de vida de 83. Unas cifras incompatibles con el sistema público de pensiones.

La Seguridad Social española acumula un déficit de más de 18.000 millones de euros y la paulatina pérdidad de poder adquisitivo de los pensionistas se agraba cada año que pasa: Según los cálculos de Fondo Montetario Internacional (FMI), los trabajadores que se retiren en el presente 2017 tendrán ya un 30% menos de capacidad de compra, ya que la regulación sólo garantiza una revisión anual del 0,25%, y en el mejor de los casos nunca será superior al IPC más el 0,5%.

El envejecimiento de la población es un hecho innegable. La prolongación de la esperanza de vida hace además que los jubilados lo sean durante más tiempo, un desafío inabarcable para la seguridad Social y que asegura pensiones más bajas para quienes se jubilen en el futuro. La reforma en profunidad del sistema es un tema pendiente, pero los cambios aplicados ya en 2013 suponen novedades y rebajas sustanciales, como el restraso de la edad de jubilación.

En 2019 entrará en vigor el denominado factor de sostenibilidad, de lo que resultara una mayor reducción del importe de las pensiones, al contemplar variables como la estimación de gastos e ingresos de la seguridad social y la esperanza de vida que quienes se vayan jubilando cada año. En 2022  se completará el cambio iniciado en 2013, así dentro de cinco años se tomarán como referencia los útlimos 25 años cotizados para calcular el importe de la pensión. Lo que contribuirá a una pensión más baja, ya que los sueldos más altos suelen concentrarse al final de la vida laboral.

Tanto el Banco de España como el FMI se muestran reiteradamente favorables a que se incentive la contratación de los planes de pensiones privados, y la recta final de año suele ser el momento más frecuente de pararse a pensar en la jubilación que quedará tras la jubilación.

La conclusión es que la única solución que tenemos a nuestro alcance para garantizar el poder adquisitivo en la jubilación es la contratación de un plan de pensiones privado.

Las aportaciones que realices a tu plan de pensiones durante cada año suponen una rebaja en la base imponible de tu declaración de la Renta  de hasta 8.000€ al año.

 

Contratar un Plan de Pensiones es posible desde tan solo 30€ mensuales, puedes aportar cuando quieras y cómo quieras, con aportaciones mensuales, trimestrales, semestrales, anuales o de manera completamente abierta. En cualquier momento puedes dejar de hacer aportaciones a tu plan y volver a retomarlas de nuevo cuando más te interese.

Además los planes de pensiones pueden transpasarse libremente de una modalidad a otra, o incluso de una entidad aseguradora o banco a otro, sin ningún coste enconómico ni fiscal, por lo que siempre tendrás a tu alcance los planes que mejor se adapten a cada momento de tu vida, tus circunstancias personales, o la situación de los mercados.

Además, puedes diversificar tus ahorros entre tantos Planes de Pensiones como quieras, invirtiéndolos desde uno muy dinámico hasta otro muy conservador.

Cuanto antes empieces a ahorrar, más capital obtendrás para la jubilación. Puedes iniciar el ahorro con pequeñas aportaciones mensuales, incrementándolas o suspendiéndolas cuando desees y además se pueden realizar tantas aportaciones extraordinarias como tu consideres oportuno.

 

Ahorra e invierte en un plan de pensiones.

 

No esperes más, empieza hoy a garantizar tu bienestar futuro, contacta con nosotros y recibe todo el asesoramiento que precisas, de manera gratuita y sin compromiso